sábado, diciembre 23, 2006

Historia de una ermitaña


Cuando comencé a escribir este blog, mucha gente me preguntó el porqué del nombre. Porque soy una persona que, sin ser la reina de la fiesta, tiene "algo" de vida social. Y hace muchos años, que ya no vivo como ermitaña, a pesar de que hay días, como hoy, en que prefiero no salir de la casa y quedarme solita, escribiendo, leyendo o viendo televisión.
Pero, cuando tenía 16 años y soñaba con ser una gran escritora y sentía que el ambiente que me rodeaba era demasiado superficial, me encerré mucho. Me daba un poco de lata ir a las fiestas que hacían mis compañeras, porque sentía que era perder el tiempo con gente que no valía la pena. Era muy soberbia y muy pesada, yo creo que insoportable. No sé cómo tenía amigas, que me acompañan hasta el día de hoy.
En esa época, cuando vivía tan alejada de la vida social propia de la gente de 16 años, yo pensaba en el "futuro". Lo único que quería era que el tiempo pasara rápido, salir del colegio y entrar a la Universidad. Más grande,me daría cuenta que uno debe disfrutar cada momento de la vida (incluso los más malos, porque con ésos aprenden y después, cuando pasan, el alivio es gigantesco.) Uno de mis pasatiempos era escribir y leer poesía. Por ahí tengo guardadas mis creaciones de esa época. A lo mejor, algún día me animo y las subo. No son ninguna maravilla, en todo caso. Ya no escribo poesía y no sé si algún día volveré a hacerlo. Pero, en mi época ermitaña, mi fertilidad poética era enorme. Pensaba algún día, hacer una recopilación con ellas y publicarlas bajo el nombre "Confesiones de una ermitaña".
Con el tiempo, dejé de escribir poesía. Mia últimos intentos fueron antes de los 20 años y sentí que lo último que escribí fue demasiado forzado. Por un tiempo, pensé que, como a esa edad estaba pasando por un período muy feliz, no me inspiraba. Porque creí que sólo el sufrir podía hacerlo. Aunque, coincidió con que en esa época aprendí más literatura y me puse más autocrítica con lo que escribía. Ahora pienso, que mi producción literaria coincidió con una fase medio conflictiva de mi adolescencia y ella era mi válvula de escape, en medio de mi soberbia, mi desprecio por los que me rodeaban, mi rebeldía y mis ganas de cambiar el mundo.
Olvidando mi sueño de ser una gran escritora y preocupada por sacar mi carrera y ser una buena profesora y una excelente historiadora, nunca dejé de pensar en que, si algún día publicaba algo literario, lo titularía "Confesiones de una ermitaña". Creo que por eso titulé así mi blog. Porque, en rigor, es lo primero que "publico" (aunque publicar en un blog no es lo que yo soñaba, pero en fin...) Y lo hago como un tributo a la niña de 16 años que, aunque insoportable, tenía sueños de convertirse en una gran escritora. aunque suene egocéntrico hacerse un tributo a uno mismo, lo hago a la que fui.
Por eso, bauticé así este blog, aunque de ermitaña me queda poco (salvo en los días que hace mucho frío y en momentos en que prefiero no salir, para quedarme trabajando o flojeando). Pero, lo que sí tiene son confesiones. Hay veces que son tantas las cosas que estoy pensando, que me dan vueltas en la cabeza y necesito escribirlas, "confesarlas". Y de eso se trata esto.

10 comentarios:

borr3go dijo...

siempre es bueno rendirse honores a uno mismo... no es egocentrismo, simplemente es reconocer que uno hace cosas buenas... el mejor critico de uno mismo es uno mismo.

saludos

DulciTa dijo...

Hola, Buenas Tardes desde Antofagasta, por casualidad llegué a este espacio y fíjate que me ha encantado, me parecé interesante la forma de expresar que tienes y la sencillez con la que vas transmitiendo tus pensamientos.
Todas las posturas a las que estás avalando me parecen respetables y hoy me he empapado de una persona sensata para mi gusto, lo cual siempre se torna agradable encontrar.

Saludos Cordiales y Feliz Año junto a la Familia

kuki dijo...

Muchas gracias dulcita y borrego. Dulcita: visite tu blog: buenisimo tu disfraz.
Muchos besos

Niña Incógnita dijo...

Kuki, me sentí en parte identificada con tu historia, a mi me pasó algo similar como a los 13, a los 14, quería sólo estar en mi casa, no salir, no me interesaba. Cuando iba a alguna fiesta sentía que no era mi lugar.
Y de poesías tb las escribí, pero no en la adolescencia, sino en la infancia.
De verdad espero que algún día las confesiones de una ermitaña estén en una librería, a veces los sueños se hacen realidad ;)

Anónimo dijo...

Cuando estaba en el colegio, y tenía prueba de biología envez de escribir materia escribia historias, ke según mi profe de castellano eran poesías.
Ahora ke estoy más grande me he dedicado a ser ermitaña, sobre todo en estas épocas donde los "jóvenes" buscan el carrete como si fuese algo sin lo cual no se puede vivir. me carga!
lindo tu blog, cool ke estudies en España, en unos días más también emigraré para allá, voy a internarme en el invierno español, y te cuento algo? me da pánico!
saludos y mis más pulentos deseos para el 2007

Clos dijo...

yo también lucho contra la adversidad... hay que puro esforzarse, mija, echar pa'lante no más. creer en el destino y los sueños. lo digo como buen catador filántropo que soy...

pepavalenzuela dijo...

Hola Kuki:
Siempre te paseas por mi blog y ahora me di una vuelta por el tuyo. Dale con la escritura, al menos tu blog esta muy bien escrito. Gracias también por todas las visitas a mi blog. Es bonito sentirse acompañada de esa forma mientras una está sola escribiendo desde casa. O como ahora, en una oficina vacía.
cariños
Pepa

Anónimo dijo...

gracias kuki...
ohh ke eri cool, tenía un post de la pepa, bakán.
ojalá ke estes bien y suerte!

kuki dijo...

Gracias a todos x su ànimo. Prometo escribir pronto.
Pepa: q emociòn encontrar un post tuyo, xq soy una fiel lectora tuya.
Saludos

borr3go dijo...

oye... escriber bien... por que no actualizas tu blog?... mas de alguna historia debes tener no?...

saludos... ah! y vale por los post dejados en mi blog.