sábado, abril 21, 2007

Bieenvenida Realidad

Esta semana pasó algo que me ha tenido con la cabeza llena de pajaritos, imaginando que se cumplen todas las fantasías que tengo desde los 19 años. No puedo dejar de pensar que el final de mi viaje significará el inicio de esa temida etapa que es la adultez. Pero, aunque mi síndrome de Peter Pan hace que me resista a crecer, muchas de mis fantasías están necesariamente relacionadas con el pasar a esa etapa.
Recuerdo que cuando escribí sobre la nostalgia, Marilú explicó que ella no sólo siente nostalgia del pasado; también del futuro. Ella se excusó diciendo que aquello podía sonar rarísimo. Pero, no para mí. No puedo evitar soñar con un futuro precioso, en el que me veo súper realizada como persona y como mujer. Creo que no necesito dar detalles, ya se imaginarán de qué hablo.
No tengo apuro por vivir ese momento, pero sí muchas ganas de que cuando ese momento llegue, sea cuando deba llegar, ni antes ni después. Porque creo que una adultez prematura, así como una muy retardada, es pésimo. Me da miedo hacerme demasiadas expectativas. Por eso, cuando me enfrento a algún cambio, trato de no pensar mucho en cómo será. Y hasta el momento, me ha dado resultados.
Creo que estoy hecha un mar de contradicciones. Por un lado, he pregonado constantemente el disfrutar de la juventud y el postergar lo más posible el casarse, tener hijos y entregarse por completo a la vida adulta. Pero, por otro lado, me pasa que estoy tan enamorada que siento que ese momento se me acerca a pasos agigantados. Y ya no me da miedo. Creo que mi "reloj biológico" se está activando. porque cada vez que veo guaguas, me imagino lo lindo que debe ser tener una. Claro que cuando veo adolescentes, las ganas se me quitan, jiji. Pero, bueno, todo a su tiempo. Espero que cuando me llegue el momento, esté preparada para pasar por todas esas etapas, aunque sé que en la maternidad, así como en la vida "se hace camino al andar".

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Kuki, bakan ke te sintai lista pa enfrentar eso, te felicito!
Recuerdo que cuando escribi n mi blog que estaba enamorada, tu fuiste una de las pocas personas que me felicito, y debe ser que esto del género haga que comprendamos mejor lo que eso significa.
A todo esto, cuando vuelves?
Que lata, quedate por allá, por aquí no hay nada muy alegre te dire o ya sé, cambiemos, tu te venís y yo me voy, porfis ahahaha!
Saludos Kuki, cuidate y suspira harto de puro amor ahahah.
Besos!

Anónimo dijo...

Al final, lo único que importa es ser feliz. Que importa si te casas ahora o en siglo?

Saludos!

kuki dijo...

X supuesto! y feliz me siento siempre, recordando q estoy enamorada y soy correspondida

Águila libre dijo...

Hola Kuki: la voz de la experiencia viene en tu auxilio, jajaja.

Ahora en serio, todo llega cuando tiene que llegar, ni antes ni después, tu lo dijiste y es así. Si te sientes enamorada y sabes que tu futuro marido, amante, compañero o lo que sea, esta sintiendo lo mismo que tu, que ambos tienen los mismos planes, miran el futuro en la misma dirección y piensan crear una familia, todo perfecto, dale no más. Nadie sabe como manejar una guagua cuando nace, todo se va aprendiendo dependiendo de como sea la guagua, uno se adapta a ellas, no ellas a nosotros, por lo menos en mi experiencia.

Todos los hijos son diferentes, cada uno tiene su personalidad, sus propias necesidades, su forma de expresarse, todo es distinto y no sé como, pero uno lo va haciendo, bien, mal, más o menos, pero como cada uno puede y quiere. Total siempre hacemos lo que pensamos es lo mejor para ellos.

Creo que cuando uno decide casarse si tiene que tener conversado ciertos temas, complicados, pero necesarios. ¿qué haríamos si nace un hijo con tal problema, down, malformado, etc. etc.? porque puede pasar y si ambos no están de acuerdo antes, después de seguro todo termina. Otra cosa, ejemplo hablar sobre que hacer si se dan cuenta que el niño viene sin brazos, tu lo abortarías, (espero que no) pero sin pensar en lo que yo creo, que piensa tu futuro marido. Si ambos coinciden, no hay nada que los detenga. Además asi como mujeres podemos saber muy bien si estamos frente al hombre que queremos sea el papá de nuestros futuros hijos.

Mucha suerte si toman la decisión y muchas gracias por pasar por mi casa, ya me acostumbre a tus visitas.

Un abrazo,

María Paz

kuki dijo...

Muchas gracias Pacita, x aterrizarme. Tengo claro todo eso, pero no puedo evitar ser soñadora.
Un beso

Niña Incógnita dijo...

Está claro que la adolescencia te va diciendo adios, y la adultez viene.. yo tb pienso exactamente lo mismo... ¿qué se sentirá tener un hijo en el vientre?.. verlo nacer... cuidarlo.. sufrir cuando se enferma.. etc..
Lo importante es que tengas ganas, y probablemente si estas con la persona correcta quieres proyectarte.
Y lo que dice María Paz es super cierto, todas esas cosas hay que hablarlas con el pololo... incluso el colegio donde mandarías a tu hijo, y todo lo que pasaría en caso de... , como se sostendrán económicamente... dicen que hay que disminuir al máximo las discusiones de ese tipo.
Un abrazo

kuki dijo...

Bueno, no se preocupen, he hablado esos temas con él desde siempre.Estamos hace ocho años juntos y hemos pasado x mil cosas.
Pero muchas gracias x sus consejos.
Un besote

borr3go dijo...

yo creo que no hay que preocuparse de lo que vendrá... todo a su tiempo... los procesos deben vivirse.

saludos y cuidate mucho.