lunes, mayo 12, 2008

Recuerdos de Madrid



En febrero del 2007, acabé con éxito mis exámenes del primer semestre de mi master. Entonces, con mis ex compañeras de piso y otras amigas suyas nos las emplumamos hacia Madrid por un fin de semana. Con sus múltiples contactos, ellas se consiguieron una van ("furgoneta", como le llaman por esos lares) y un alojamiento baratísimo en pleno barrio Recoletos de Madrid. En auto, el trayecto Pamplona-Madrid son unas 4 horas. Y entrar a Madrid en auto, para nosotras, "pueblerinas navarras", no era fácil. Madrid es bastante grande, llena de modernas autopistas y no teníamos mucha idea de cómo llegar a Recoletos. Por suerte, la que manejaba en ese momento era una experta y llegamos sin problemas...aunque con una que otra peripecia.

Al llegar a Madrid, a las doce de la noche, dimos varias vueltas en círculos, sin lograr achuntarle a la salida correcta. Así que empezamos a preguntar. La gente en Madrid, en general, se mostró muy amable. Primero, una pareja, nos dejó muy bien encaminadas. Pero luego nos desorientamos nuevamente y no sabíamos hacia dónde seguir. Preguntamos al auto del lado, con tan mala suerte, que el amable señor que lo manejaba era ruso y no tenía mucha idea de lo que estábamos preguntando. Entonces apareció un taxista que entre gritos y sin dejar de comerse un kit kat, nos fue guiando por la salida correcta. Tanta fue su disposición, que por cinco minutos nos siguió por la autopista, comiendo su chocolate e indicándonos por donde ir, hasta que logramos llegar adonde queríamos.

Pero, como éramos bien ñoñas perdidas, llegamos a la zona que queríamos, pero no supimos cómo meternos a la calle que buscábamos. Llevábamos el clásico mapita, pero cuando éstos no traen el sentido de las calles, se hace más difícil encontrar la ruta. Entonces, pasamos a echar bencina y en la "gasolinera", aprovechamos para preguntarle a alguien. Había dos chicas como de nuestra edad que andaban por ahí y una de nosotras fue a preguntarles. De lejos se veían normales, pero...el pelo de ambas era platinado casi gris y escarmenado, además andaban con mini y panties rotas. Yo pensé por un segundo que eran putas o travestis y reí para mis adentros pensando la divertida escena que se aramaría cuando mi conservadora "roomie" se diera cuenta a quién le preguntara.

Pero, cuando la chica se dio vuelta, su cara sangraba y estaba llena de cicatrices y mi nerviosa compañera chilló de miedo...y luego se echó a reír...estábamos en pleno viernes de carnaval y las chicas no eran putas, ni travestis, ni víctimas de ningún psicópata, estaban disfrazadas de zombies. Creo que la escenita esa nos tuvo riendo como media hora. En todo caso, gracias a las "zombies", logramos llegar a nuestro alojamiento y dormir como tronco.

Al otro día, comenzó nuestro cultural fin de semana, visitando distintos museos e iglesias madrileñas, con dos excelentes historiadoras del arte como guías. El carnaval volvió a toparse con nosotras varias veces: niños y adultos disfrazados por todos lados. Pero, lo que nos hizo chillar de la risa fue un grupo de treintones vestidos de "gatitos" negros, con sus orejas, bigotes y colitas, gritando miauuuu. No comments.

Fue un buen fin de semana, que culminó con un domingo en El Escorial. Muchos cuadros, mucho arte, mucha Historia, un sinfín de historias, debates "filosóficos", recorriendo los pasillos de los museos, las naves de las iglesias, las callejuelas del Madrid antiguo (donde yo siempre me transporto al siglo XVI e imagino a Cervantes "gamberreando") y la plaza Mayor que, como siempre, nos esperaba con sus espectáculos callejeros. Hay españoles que odian Madrid, por feo, gigante y castellano. Es cierto que hay ciudades más bonitas en España. Pero Madrid tiene un "no se qué", que me fascina. Y aunque mis amigos navarros odian cuando digo esto, no hay nada que hacerle: me encantan los castellanos.

4 comentarios:

elisa de cremona dijo...

ayyyy no sé... madrid, madrileños, noooo.... pero castellanos manchegos uyyy esos síiii.. jajajajajaja
pero vénfase a Barcelona, eso sí que es entretenido e ilustrativo!!!

un besote

DulciTa dijo...

Jajajajaj excelente paseo... me encantó... a todo esto y la boda cuándO?

Abrazotes,

kuki dijo...

jijiji...sí, los manchegos son encantadores, es cierto. Y Barcelona..bueeno!!! ya le dediqué una columna a esa maravillosa ciudad.
Acerca de mi matri...se viene lueguito! faltan un par d meses! :D

borr3go dijo...

Debe haber sido fascinante conocer esa tan rica ciudad... y mas a ti que te encanta la historia.

Sin duda, europa tiene un encanto que invita a conocerla si o si. Ahora que un soy joven voy a pensar en encalillarme y mandarme unas buenas vacaciones por esos lados.


un abrazo... saludos